v

Cada día, un color, un cuadro, un gesto puede iniciar un hilo de pensamiento que llega hasta la noche.
Lo llevamos a cenar, con ese hilo nos dormimos, lo encontramos en los sueños.
Esto también es Communithink.
Puede ser una nota musical escuchada después del primer café.
Una nota seguida de otras notas que suenan la banda sonora del día.
Cada día vivimos con la música. Sin música seríamos menos felices.

Este es nuestro cuaderno de bitácora, no exactamente todos los días, pero a veces nos ponemos tantas cosas que recuperamos los días en que no cargamos nada.
Todo esto, sin embargo, es nuestra filosofía.
Si algo les llama la atención, díganos con el medio que le resulte más cómodo.

Esto es lo que debe pasar cuando un buen copy llega a las emociones de quien lo está leyendo.

Cada palabra tiene un sonido que inventa mundos

El vínculo Communithink con el mundo musical es muy fuerte

Esto es lo que dice Colapesce (un músico italiano), por ejemplo, sobre colaboraciones con otros músicos.

“En los últimos meses han pasado muchas cosas, no he estado de brazos cruzados.
Una de ellas es intentar colaborar con músicos muy alejados de mi extracción sin tener en mente ningún objetivo en particular y sin filtros. Ningúna nueva canción, sin ninguna dirección.
No hay nuevo disco. Sólo el deseo de hacer canciones junto con algunos amigos y salir un poco de mi zona de confort”

Cada día, un color, un cuadro, un gesto puede iniciar un hilo de pensamiento que llega hasta la noche.
Lo llevamos a cenar, con ese hilo nos dormimos, lo encontramos en los sueños.
Esto también es Communithink.
Puede ser una nota musical escuchada después del primer café.
Una nota seguida de otras notas que suenan la banda sonora del día.
Cada día vivimos con la música. Sin música seríamos menos felices.